Calidez en servicios de salud, se constituye en la manera “cálida” en que las personas perciben cómo fueron tratadas en cada una de las etapas de la atención. Este trato va desde quienes atienden en la entrada, hasta las personas de los servicios más especializados. Lo contrario de “cálido” sería “frío”, y en este caso, constituiría una atención indiferente o displicente; sea, una prestación de servicios realizada con desgano o desdeño.

La calidez puede entenderse como empatía, y en este caso como la identificación de una persona con otra, cuyas relaciones se fundan en el respeto, la amabilidad y la confidencialidad. La empatía tiene su origen en una comunicación asertiva entre quien brinda el servicio y quien lo recibe.

La atención cálida y humanizada ha sido un sello que ha distinguido a la E.S.E. hospital departamental San Antonio de Pitalito. En nuestra plataforma estratégica como en las políticas y valores institucionales, es reiterativa la importancia del respeto, así como del trato digno y humanizado que permite que nuestros pacientes vivan una experiencia memorable. De esto dan fe las felicitaciones que recibe a diario, así como las altas calificaciones en satisfacción del usuario que se obtienen a través de la encuestas. Sin embargo, los estándares de acreditación en los que está trabajando el hospital, piden que sean aún más exigentes, demostrando que existe un trabajo consistente de capacitación en humanización, que vaya de la mano con el direccionamiento estratégico de la institución.

Es así, como dentro del programa de humanización que se ha venido adelantando, se han incluido actividades tales como capacitaciones y charlas al interior de los servicios y entre otras iniciativas.

La E.S.E hospital departamental San Antonio de Pitalito está en proceso de acreditación y estas actividades ratifican una vez más, la calidad en sus procesos.

Desde el año 2007 se inició la dura tarea tener un hospital con estándares de calidad, trabajar con estándares de calidad implica cambiar el pensamiento y el corazón de todos los colaboradores por eso La Dra. Diana Victoria Muñoz empezó un sueño desde cero desde su área de calidad donde se desempeñaba en ese entonces, hoy en día con más de seiscientos colaboradores que ven a los pacientes como son: Seres humanos, y un modo de pensar que se trasmite en la atención, así refleja el hospital su vocación de servicio.

Sin duda, el corazón del hospital, es el corazón de sus colaboradores.

Humanizar el servicio en el Hospital Departamental San Antonio se traduce en calidez en la atención, no solo para los pacientes y sus familias, sino también para sus colaboradores.

Por esa razón el reto diario es el respeto por los valores y necesidades del paciente y su familia, creando un ambiente cálido y seguro.